close
ActividadesCultura Viva Comunitaria

Memorias de Caminatas: “Las infinitas posibilidades de la niñez, Jhared en la cima del Apu Si-Pong”

<<Que agradable es no tener la razón, equivocarse de tal manera que uno se sorprenda de las infinitas posibilidades que pueda tener la acción de caminar>>

Desde hace un buen tiempo (5 años) que he decido caminar por diferentes montañas de la región La Libertad, en especial por la montaña “Si-Pong”, flamante macizo rocoso de 1002 m.s.n.m., que se visualiza imponente desde el litoral de Huanchaco (lado oeste) y que se extiende hasta los límites del Centro Poblado del Milagro y la provincia de Ascope (Chicama).

En mis recorridos he ido con diferentes grupos, pero en una de mis recientes ascensiones a la montaña, tuve la experiencia de ir con un grupo distinto al que estaba ya acostumbrado. Fuimos, un aproximado de 10 personas, entre ellos se encontraba Jhared, un niño perspicaz y muy atento. A sus cortos 07 años me dio una lección de vida que me hizo escribir esta memoria, pues me sorprendió la energía inacabable que desbordaba subiendo la montaña. Observar me hizo ahondar en las múltiples posibilidades de la niñez, que son truncadas y destruidas en su mayoría por los adultos ‘protectores’ que asumen posiciones inconscientes, obstruyendo al niño en su desarrollo de capacidades y que agradablemente no visualicé en su madre Ysabel, que a su vez estaba acompañada de su hija de 12 años, cada uno de ellos seguros y decididos a llegar a la cima de la montaña. Sin lugar a dudas, tres humanos con bastante espíritu, que era estimulado por la progenitora de ambos menores de edad.

En Jhared y su hermana se podía apreciar los estímulos constantes, y esos estímulos me sorprendía por como el niño respondía. Es decir, Jhared demostraba ímpetu, mucha predisposición por caminar y siempre atento a toda recomendación que les comunicaba, … <<subiendo el sendero sin renegar, riendo y corriendo sin chistar>>, “… mientras seguía el sendero, en voz baja recordaba que antes de conocer al infante, pensaba que la ruta del Apu Campana solo era para personas adultas…”, agradezco haberme equivocado, porque la niñez me ha enseñado nuevamente de sus infinitas posibilidades, ya que uno cree, que por ser adulto debe ordenar y destruir la poesía del infante, ¡nada más equivocado!… y ello se refleja en el resultado contemporáneo, el cual evidentemente expone al adulcentrismo aniquilando la curiosidad e inteligencia del infante. Sin embargo, el adulto sigue creyendo que es una forma de protegerlo y en realidad lo que ocasiona es un mal etéreo a largo plazo.

Esto me queda como lección, porque de las buenas experiencias, vienen consigo el peligro inminente de caminar con adultos que no entienden lo que significa entrar a un espacio no cotidiano, como lo es la montaña “Campana” que por ciertos humanos inconscientes que suben hasta su cornisa solo para el placebo de creerse superhombre, faltan el respeto a la naturaleza depredándola con sus actos de infinita estupidez humana. Esos mismos actos de los adultos me reafirman, que los niños poseen habilidades extraordinarias, que si no las estimulamos podríamos estar aniquilando de factum su inteligencia sensorial. Por ello, se consolida el desarrollo del Proyecto: Niños, Niñas y Adolescentes Defensores del Apu Campana.

Energía para Royner y el grupo de curiosos caminantes que se interesan por aprender y sentir de cerca espacio que los rodea, ha sido gratificante y reflexivo haber subido con ustedes. Muchas Gracias por el aprendizaje. ¡Hasta una próxima ruta!…

Jhared será un !Defensor del Apu Campana!…

Junior Prado

The author Junior Prado

Viajero, caminante,  ‘chuccho rometec’. Apasionado por el trekking en la montaña “Campana”, buscando ahondar en el conocimiento y todas sus posibilidades.

Leave a Response